lunes, 28 de enero de 2019

El queso de nabiza, una opción para los sibaritas


Foto de Faro da Palloza - farodapalloza.


Galicia se caracteriza por la producción de quesos de calidad, sobre todo de leche de vaca pero también de cabra. La denominación de origen Arzúa-Ulloa, que da cobertura a los quesos que se producen en estas dos comarcas del centro de Galicia, a caballo entre las provincias de Lugo y A Coruña. En los últimos años, los productores de la zona han querido poner en valor recetas tradicionales que hasta entonces no habían trascendido del lugar de origen.

El denominado queso de nabiza es una de las especialidades de la zona, y se denomina así porque se cura durante la época de los nabos (diciembre-marzo). Esta es una posibilidad para quien quiere comer un queso curado más consistente. El resultado es un queso curado durante 4 meses con una textura dura que se diferencia del resto de los productos que se producen en la comarca. Aunque hasta hace poco era el gran desconocido de la gastronomía de la zona, ha ido tomando posiciones hasta convertirse en uno de los productos estrella para los amantes del queso. La mayoría de queserías de alto nivel del país ya lo incorporan en su catálogo. 

Los quesos de nabiza son sabrosos, ácidos y tienen un toque a frutos secos que resulta muy interesante para quien lo prueba por vez primera. Si te apetece poner algo diferente en tu mesa, esta es una opción interesante. Además, recuerda que te va a llegar la mercancía a través del transporte refrigerado. Probablemente, este es uno de los ejemplos de producción artesanal más interesantes que ha dado Galicia. Los quesos de Artelac son una opción para los amantes de esta preparación, con todas las garantías.

Si quieres comprar un queso de calidad, estás de enhorabuena porque en Faro da Palloza hemos incorporado esta referencia. Te animamos a que te pongas en contacto con nosotros para conocer mejor pesos y precios. 

Fuente de la imagen: Artelac (quesos Arzúa-Ulloa).

1 comentario:

  1. Y yo que pensaba que era porque las vacas habían comido las hojas primeras del nabo y eso le transfería un sabor singular al queso...

    ResponderEliminar